domingo, 13 de enero de 2013

Aloe Vera: Historia, propiedades y terapéutica. Venta de productos a base de Aloe Vera Biológico y Ecológico puro 100% natural, como distribuidor independiente

Desde hace tan sólo unos días me maravillé definitivamente del Aloe Vera. Es una planta completa, que abarca grandes aspectos de la salud humana y animal. 
Desde entonces decidí distribuir estos productos a personas que le interesen el Aloe, quieran mejorar su salud y la de los suyos a base de Aloe Vera BIO puro 100% natural, avalados por el Consejo Científico Internacional del Aloe. Son productos puros, de la pulpa, sin ser de concentrados ni reconstituyentes. Mi proyecto abarca mucho más.

Hago tratamientos personalizados ante problemas de salud generales. Por supuesto hago seguimientos a personas que quieran usar o utilizan estos productos.

 No duden en preguntar aquí mismo en el blog o en el e-mail siguiente sobre cualquier duda:


Pueden ver y comprar estos productos en el siguiente enlace promocional:

http://www.exialoe.es/tienda?promoc=16912RG


¿Qué se puede tratar con Aloe Vera?


Abscesos, alergias, amigdalitis, anorexia, anemia, agotamiento, problemas gastrointestinales, acnéenvejecimiento, artritis, artrosis y problemas osteomusculares, ansiedad, asma, bronquitis, infecciones (candidiasis, vaginitis, heridas…), insomnio, caída del cabello, cáncer, problemas cardiocirculatorios, colesterol, triglicéridos y ácido úrico altosproblemas bucodentales, diabetes, depresión, esguinces, estreñimiento, esterilidad, esclerosis múltiple, hemorroides, hepatitis, herpes, hipertensión, leucemia, manchas en la pielpapiloma humano, osteoporosis, resfriados, seborrea, sinusitis, SIDA, tos, gran variedad de problemas de piel (eccemas, dermatitis, lupus, úlceras, exantema, varicela, sabañones, psoriasis, picores, piel seca, deshidratada, grasa, mixta, normal), obesidad y sobrepeso (dietas adelgazamiento), etc.

Si le interesa el Aloe Vera, sus propiedades y aplicacionesmejorar su salud y conocer productos, no dude en contactar conmigo sin compromiso alguno, gratuitamente, le informaré de todo lo necesario. Gracias por su atención.

A continuación, les voy a dejar la historia, propiedades y terapéutica del Aloe Barbadensis Miller (aloe vera). 

El conocimiento de las propiedades curativas del aloe se pierde en la noche de los tiempos.
Entre los chinos, la utilización y conocimiento del aloe remonta al reinado de Fuhsi, primer emperador chino (siglo XXVIII a.C). Los hindúes lo mencionaban reiteradamente como “el curandero silencioso”. Los egipcios tenían numerosos papiros, frescos, grabados y pinturas que atribuían las propiedades de esta planta. Lo llamaban “el elixir de la vida eterna” y usado como símbolo del renacimiento de la vida y en los embalsamamientos como “planta de la inmortalidad”. Los marinos de la expedición de Cristóbal Colón sobrevivieron al escorbuto (enfermedad causada por falta de vitamina C) y sus secuelas, como también a otras enfermedades que los azotaron durante la travesía y a la malnutrición, gracias a las plantas de aloe que llevaban consigo y que el Almirante llamó “Doctor en maceta”. Durante la Segunda Guerra Mundial las propiedades regeneradoras y cicatrizantes del aloe fueron redescubiertas tras varios siglos de permanencia en el olvido por el desarrollo de la industria farmacéutica y de la farmacología moderna, hasta la actualidad, en auge.

El aloe pertenece a la misma familia de liliáceos que el jacinto, la azucena, el tulipán, el espárrago, el ajo o la cebolla.
Existen cerca de 350 especies de aloes registradas en todo el mundo, y cada año se descubren otras nuevas. La más usada por su abundancia y propiedades es el Aloe Barbadensis Miller (aloe vera). Este crece de forma silvestre en la mayoría de regiones tropicales y subtropicales del mundo (sur de España e Italia, Canarias, islas de Cabo Verde, norte de África, Medio Oriente, Australia, Pacífico…).



Un pequeño experimento…

Para daros cuenta de la sorprendente capacidad del aloe para sobrevivir es interesante hacer el siguiente pequeño experimento: “cortad con un cuchillo una hoja fresca de aloe vera en la misma planta y os daréis cuenta de la rapidez con que ésta se cura por sí misma. Primero veréis aparecer en el lugar del corte un rezumo que se convierte en una nueva piel en pocos minutos y que cicatriza la herida de forma natural. Volved a realizar la experiencia con una hoja cortada recientemente, y luego con una hoja cortada conservada en frío (2 o 3 grados) durante 10 días. Observaréis que la hoja tiene la misma sorprendente capacidad de regeneración”.


Método para la obtención del jugo de aloe:

  1. Separación de la cutícula mediante técnicas manuales o maquinarias provistas de filo apropiado, para eliminar la aloína (sustancia que acelera la defecación; catártico).
  2. Homogeneización de la pulpa obtenida, previo pasaje de la misma por sistema de rodillos, mediante batidoras u homogeneizadoras en recipientes químicamente neutros.
  3. Filtraciones a través de complejos sistemas de filtros a los efectos de eliminar la fibra y otros residuos sólidos.
  4. Estabilización del jugo obtenido, para evitar la oxidación de sus principios activos; muchos de ellos sumamente lábiles; y la consiguiente pérdida de sus propiedades. Consiste en dejar incubar el gel dentro de cubas, añadiendo vitamina C (ácido ascórbico), vitamina E (tocoferol) y sorbitol para impedir que se oxide. Trabajando con temperaturas precisas se obtiene una reacción química perfecta que permite la conservación del producto.

Propiedades farmacológicas del Jugo de Aloe Vera:

VITAMINAS
  1. Vitamina A y precursores 
    (Retinol y Betacaroteno). 
    Formación y al mantenimiento de dientes, tejidos blandos y óseos, membranas mucosas y piel sanos. Produce los pigmentos en la retina del ojo. Anticancerígeno.
  2. Vitamina B1 
    (Tiamina). 
    Ayuda a las células del organismo a convertir carbohidratos en energía. También es esencial para el funcionamiento del corazón, los músculos y el sistema nervioso.
  3.  Vitamina B2 (Riboflavina). Importante para el crecimiento   corporal y la producción de glóbulos rojos e igualmente ayuda en la liberación de energía de los carbohidratos.
  4. Vitamina B3 (Niacina). Ayuda al funcionamiento del aparato digestivo, la piel y los nervios. También es importante para la conversión de los alimentos en energía.
  5. Vitamina B5 (Ac. Pantoténico). Ayudan al organismo a descomponer y utilizar los alimentos, lo cual se   denomina metabolismo. Juega un papel en la producción de hormonas y colesterol.
  6. Vitamina B6 (Piridoxina). Es requerida por el organismo para utilizar la energía en los alimentos, la producción de glóbulos rojos y el funcionamiento adecuado de los nervios. 
  7. Vitamina B7 (Biotina). Es un componente importante de enzimas en el organismo que descomponen ciertas sustancias como las grasas, carbohidratos y otras.
  8. Vitamina B9 (Acido Fólico). Necesaria para la formación de   proteínas estructurales y hemoglobina. Es muy importante como anticancerígeno. 
  9. Vitamina B12 (cianocobalamina). Importante para el metabolismo, ayuda a la formación de glóbulos rojos en la sangre y al mantenimiento del   sistema nervioso central. Previene la perdida de la facultad intelectual y refuerza la memoria y la concentración. En jugo de aloe posee poca cantidad de B12.
  10. Vitamina C (ácido ascórbico). Se necesita para el crecimiento y reparación de tejidos en todas las partes del cuerpo. Desempeña un papel antioxidante e inhibe los radicales libres.
  11. Vitamina E (Tocoferol). Antioxidante que protege el tejido corporal del daño causado por sustancias llamadas radicales libres. Estos radicales pueden dañar células, tejidos y órganos, y se cree que juegan un papel en ciertas afecciones relacionadas con el envejecimiento.

MINERALES
  1. Calcio-Fosforo. Esenciales para la salud del sistema óseo-articular y muscular tanto esquelético como cardíaco.
  2. Cobre. Es un oligoelemento esencial para la salud. Posee importantes propiedades anticancerígenas, fuerte antioxidante, limita los daños de los radicales libres.
  3. Cromo. Controla y favorece la actividad de enzimas y ácidos grasos ayudando al cuerpo al controlar la glucemia y la colesterolemia.
  4. Germanio. Su efecto se reconoce sobre todo por su capacidad para reequilibrar el organismo, especialmente en casos de crisis de los sistemas inmunológico-defensivos como la autoinmunidad y las inmunodeficiencias. En la actualidad las investigaciones modernas están atribuyéndole nuevas propiedades.
  5. Hierro. Indispensable para nuestra respiración celular, necesaria para la síntesis de hemoglobina, destinada al transporte de oxígeno y que está formada por hierro. Su consumo regular ayuda a prevenir la anemia.
  6. Magnesio. Necesario para el funcionamiento correcto de la actividad muscular y funcionalismo del sistema nervioso.
  7. Manganeso. Elemento de gran poder antioxidante, ralentiza el proceso de envejecimiento.
  8. Potasio. Gracias a la colaboración del sodio, permite eliminar los residuos derivados de las oxidaciones y estimula la nutrición del organismo.
  9. Selenio. Está presente en nuestro cuerpo en cantidades mínimas, pero su utilidad es amplia, se considera una sustancia antitumoral y cataliza la actividad de enzimas que neutralizan los radicales libres.
  10. Silicio. Imprescindibles para la asimilación del calcio y su fijación sobre el hueso, para la formación de nuevas células y la nutrición de los tejidos. Favorece las actividades de los tendones y de los ligamentos y es uno de los elementos que ayudan a conservar firmes y elásticos los músculos. Mantiene la piel y el cabello en buenas condiciones.
  11. Sodio. Esencial para nuestro cuerpo, ayuda a regular el equilibrio hídrico y controla la cantidad de agua que entra y sale de las membranas celulares.
  12. Zinc. Es necesario para que el sistema   inmune funcione correctamente. Juega un papel en la división y crecimiento de las células, al igual que en la cicatrización de heridas y en el metabolismo de los carbohidratos. 

AMINOÁCIDOS ESENCIALES Y NO ESENCIALES

Esenciales:
  1. Lisina.
  2. Treonina.
  3. Valina.
  4. Metionina.
  5. Alanina.
  6. Leucina.
  7. Isoleucina.
  8. Fenilalanina.

No esenciales:

  1. Triptófano.
  2. Cisteína.
  3. Histidina.
  4. Arginina.
  5. Hidroxiprolina.
  6. Ácido aspártico.
  7. Tirosina.
  8. Serina.
  9. Ácido glutámico.
  10. Prolina.
  11. Glicina.


ANTRAQUINONAS

Los derivados naturales de la antraquinona son glucósidos con acción laxante y purgante sumamente potente. La Alonía es la más potente y la que produce diarreas y defecaciones repetidas (estos productos NO CONTIENEN ALOÍNA, SE ELIMINA).
  1.  Aloína. Sustancia que acelera la defecación (catártica). Estos productos la eliminan durante su proceso de extracción del jugo.
  2. Isobarbaloína. Analgésica y antibiótica.
  3. Barbaloína. Germicida.
  4. Ésteres ácido cinámico. Calmante.
  5. Antraceno.
  6. Ácido crisofánico. Fungicida.
  7. Ácido cinámico. Detergente, germicida y fungicida.
  8. Emodina del aloe. Bactericida.
  9. Ácido aloético. Antibiótico.
  10. Aceites etéreos.
  11. Antranol.
  12. Resitanoles. Bactericida.


MONOSACÁRIDOS Y POLISACÁRIDOS

Son glúcidos, azúcares. Pueden ser simples (monosacáridos) o complejos (polisacáridos).
  1. Celulosa.
  2. Glucosa.
  3. Manosa.
  4. Galactosa.
  5. Aldopentosa.
  6. Fructosa.
  7. Arabinosa.
  8. Xilosa.
  9. Glucomanano.
  10. Acemanano.

ENZIMAS

Las enzimas son proteínas complejas que producen un cambio químico específico en todas las partes del cuerpo. Por ejemplo, pueden ayudar a descomponer los alimentos que consumimos para que el cuerpo los pueda usar. 
  1. Oxidasa. Transforma el oxígeno en agua o peróxido de hidrógeno.
  2. Catalasa. Impide la acumulación de agua oxigenada (radicales libres) en los tejidos.
  3. Alinasa.
  4. Bradiquinasa. Acción antiinflamatoria y analgésica.
  5. Amilasa. Facilita la digestión de los hidratos de carbono.
  6. Proteasa. Facilita la digestión de las proteínas.
  7. Lipasa. Facilita la digestión de las grasas.
  8. Celulasa. Facilita la digestión de la celulosa.
  9. Nucleotidasa. Participa en la hidrólisis de los ácidos nucleicos.
  10. Fosfatasa. Libera grupos fosfato en distintas secuencias metabólicas, actuando en medio ácido (fosfatasa ácida) o alcalino (fosfatasa alcalina). 


Saponinas

Son sustancias vegetales solubles, detergentes naturales con propiedades antisépticas y antibióticas. La propiedad más importante del Aloe Vera en la piel en relación con la desobstrucción de los poros son las propiedades saponificadoras de la combinación aminoácidos/polisacaridos, que transforman los depósitos grasos que obstruyen los poros en sustancias jabonosas de fácil eliminación con el aseo cotidiano.
Una de las sustancias más activas del Aloe en la saponificación es el ácido urónico, que reacciona con las sustancias grasas transformándolas en sustancias fácilmente solubles en agua. Esta limpieza de los poros facilita el intercambio de agua, produciéndose una hidratación de la piel, por eso el Aloe se la califica como humectante natural, en realidad es un poderoso astringente que tiene la propiedad de limpiar en lo más profundo, llegando a las tres capas de la piel, ya que la desobstrucción de los poros y conductos glandulares hace que sus agentes activos penetren con mayor facilidad hasta la  capa más profunda.


Esteroles

Son componentes esenciales de las membranas celulares de las plantas y su estructura es parecida a la del colesterol, que también es un esterol, como su nombre indica, pero de origen animal. Se ha demostrado que los esteroles vegetales tienen la facultad de inhibir la absorción de colesterol, reduciendo de esta forma el riesgo de padecer enfermedades coronarias. Asimismo los esteroles son potentes antiinflamatorios naturales. Destaca el lupeol, con propiedades analgésicas, antisépticas y purificadoras.


Ligninas

La lignina es un polímero natural que permite gran número de transformaciones químicas. Su principal característica es que puede penetrar hasta las capas más profundas de la piel, potenciando el efecto del resto de las sustancias que componen el aloe. Esa gran capacidad de penetración la convierten en un remedio eficaz contra las afecciones agudas de estómago e intestinos. También se ha demostrado que actúa como protector hepático y antiviral, siendo especialmente útil contra la hepatitis B.



Por su contenido, el aloe ha sido definida como una planta “adaptógena”, es decir, capaz de restablecer el normal equilibrio del organismo. El secreto de poder curativo está en el vigoroso efecto que producen sus principios activos al interactuar. Entre sus muchas propiedades cabe destacar las siguientes:

1.      Analgésica: sus principios activos, cromonas y esteroles, tienen una notable capacidad de penetración hasta la capa basal de la piel, inhibiendo y bloqueando las fibras nerviosas periféricas (receptores del dolor) e interrumpiendo en gran medida la conducción de los impulsos nerviosos que provocan el dolor. Este efecto se ve coadyuvado por su contenido en ácido acetil salicílico y su acción antiinflamatoria.

2.      Antiinflamatoria: los constituyentes responsables de esta actividad son básicamente, las cromonas y los esteroles, capaces de inhibir la síntesis de prostaglandinas (PGE2) y de reducir la migración de los leucocitos al tiempo que bloquean la liberación de histamina y la síntesis y secreción de leucotrienos. En forma simultánea el lactato de magnesio, presente en el jugo de aloe vera, inhibe a la enzima responsable de la conversión de histidina en histamina en los mastocitos, y los derivados del acido salicílico inhiben también la síntesis de PGE2 a partir del ácido araquidónico, por bloqueo de la ciclooxigenasa. Es de señalar que la acción antiinflamatoria del jugo de aloe vera se sinergiza con las restantes propiedades farmacológicas (cicatrizantes, inmunoestimulantes, etc) facilitando la recuperación de procesos de diferente etiología.

3.      Coagulante: gracias a su contenido en calcio, potasio y celulosa, el aloe vera provoca en las lesiones la formación de una red de fibras que aseguran las plaquetas de la sangre, facilitando y acelerando tanto la coagulación como la cicatrización.

4.      Queratolítico (cicatrizante): hace que la piel dañada dé lugar a un tejido de células nuevas, acelerando hasta 8 veces la curación de heridas por su capacidad para descamar las células muertas de la piel y producir rápidamente el recambio epidérmico.

5.      Antibiótico: su capacidad bacteriostática, bactericida, antiviral y fungicida, elimina un amplio espectro de gérmenes.

6.      Regenerador celular: posee una hormona que acelera la formación y el crecimiento de células nuevas.

7.      Energético y nutritivo: el aloe vera contiene 19 aminoácidos esenciales, necesarios para la formación y estructuración de las proteínas, que son la base de las células y tejidos, y también las principales vitaminas y minerales, todos elementos indispensables para el metabolismo y actividad celular.

8.      Antioxidante: los radicales libres son elementos altamente reactivos generados por la actividad metabólica normal del organismo y por sustancias tóxicas generadas por la contaminación. Son derivados del oxígeno (anión superóxido, peróxido de hidrógeno y radical hidroxilo), que atacan las estructuras celulares dando lugar a perturbaciones bioquímicas muy graves que se expresarán clínicamente como enfermedades y envejecimiento prematuro. El jugo de aloe puro va dotado del poder antioxidante de las vitaminas A, C y E, así como de Selenio, Zinc, Cobre, Manganeso, Cromo y Germanio.

9.      Tónico y reconstituyente: en función del gran caudal de nutrientes que aporta el jugo de esta planta, puede emplearse sólo como tónico y reconstituyente, siempre que se haya eliminado cuidadosamente la aloína. Son muchas las personas que beben jugo de aloe como prevención o como desintoxicante natural. Además, al tener 8 calorías por cada 28 gramos de zumo, también resulta adecuado para aquellas personas que siguen dietas de adelgazamiento.

10.   Hidratante, rehidratante y cicatrizante: El aloe es un humidificador perfecto para la piel, por una parte gracias a su capacidad de trasportar nutrientes y humidificar todas sus capas facilitando su total absorción; por otra parte debido a la acción de los polisacáridos, que ejercen un efecto barrera, impidiendo la pérdida de agua natural de la piel. Gracias a la acción de la lignina penetra profundamente en las tres capas de la piel, restituyendo los líquidos perdidos, y reparándolos desde dentro hacia fuera en las quemaduras, fisuras, cortes, raspaduras, pérdida de tejido, etc. Así, se puede utilizar como fotoprotector contra las quemaduras solares, e incluso contra este tipo de quemaduras una vez producidas. También después de la depilación evita rojeces, erupciones, granos, y cierra rápidamente los poros dilatados. El aloe permite una cicatrización más rápida y sin que se formen queloides, ya que reconstruye los tejidos, sin impedir mientras tanto, que el oxígeno llegue a la herida.

11.   Antipsoriásica: es una enfermedad inflamatoria de la piel, caracterizada por una proliferación exagerada de los queratinocitos de la dermis. La capacidad de penetración de los polisacáridos mucilaginosos del jugo o gel del aloe vera a través de la piel, contribuye a incrementar la humectación de la misma y a bloquear el proceso inflamatorio local al mismo tiempo que se inhibe la formación de las placas psoriásicas y se reduce sensiblemente la duración de los brotes.

12.   Antiulceroso: numerosos trabajos de investigación han confirmado las propiedades antiulcerosas y cicatrizantes del jugo y del gel de aloe vera, reconocidas y difundidas desde tiempos remotos. Actualmente se responsabiliza de las mismas, en primer lugar a los llamados Polisacáridos farmacológicamente activos (PFA), que contribuyen a la rápida resolución de las úlceras que afectan la mucosa gastrointestinal y también a la aloe emodina capaz de inhibir el crecimiento y ciclo vital del Helicobacter Pylori, identificado como el agente biológico responsable del desarrollo de las úlceras gástricas. También las heridas, lesiones, quemaduras y ulceraciones de la piel experimentan una rápida mejoría y curación, debido a la acción sinérgica de los diversos constituyentes del gel de aloe vera; en especial, las glicoproteínas y los PFA señalados anteriormente, que vehiculizados por la lignina estimulan la proliferación y crecimiento de los fibroblastos, la angiogénesis y el proceso de reepitelización con el consiguiente aumento del colágeno y reparación de los tejidos lesionados. Es de destacar que la cicatrización de heridas y ulceraciones se acelera sensiblemente, tanto con la administración oral del jugo de aloe vera como con la aplicación tópica o local del gel de aloe vera

13.   Inmunoestimulante: los principios activos responsables de la actividad sobre el sistema inmunológico o retículolinfoplasmocitario, son fundamentalmente los polisacáridos farmacológicamente activos (PFA), especialmente los polisacáridos acetilados representados por el Acemanano. Estas sustancias son capaces de interaccionar con receptores específicos localizados en la superficie de las células del sistema inmune modificando su capacidad de respuesta; lo que se traduce, en un aumento de la formación de macrófagos y leucocitos, en una activación de la fagocitosis y en un aumento de las citoquinas e interleukinas, agentes mediadores de la respuesta inmune. Asimismo se ha comprobado un aumento importante en las interacciones entre células inmunológicamente competentes (macrófagos, linfocitosB y linfocitos T). En cuanto a la actividad antiviral los PFA, en especial el Acemanano presente en el jugo de aloe vera, han revelado capacidad para bloquear la reproducción del HIV (virus responsable del SIDA) y del Herpes simple; en muchos casos en asociaciones sinérgicas con AZT y aciclovir. También frente a una gran variedad de bacterias y hongos, tanto el jugo o gel de aloe vera han evidenciado propiedades bacteriostáticas, bactericidas y antifúngicas.

14.   Hipoglucemiante: Se ha demostrado que el aloe es un regulador de los niveles de azúcar en sangre.

15.   Hipolipemiante: Consumido regularmente, el jugo de aloe tiene la capacidad de reducir los niveles de colesterol LDL (el colesterol malo) y los triglicéridos. Tal efecto se debe a que el aloe vera esteroles vegetales emulsionan el colesterol y facilitan su eliminación del organismo. Según algunos estudios, una dosis diaria de jugo de aloe puede disminuir el nivel de colesterol en la sangre entre 12 y 14 puntos.

16.   Antitumoral: existe una nutrida bibliografía científica que testimonia la efectividad del jugo de aloe vera frente a cierto tipo de tumores. En determinados sarcomas (sarcomas blandos), el acemanano y otros PFA se ha demostrado que inhiben el crecimiento tumoral promoviendo la regresión del proceso malignizante. También en ciertas variedades de leucemias , resistentes a diferentes asociaciones quimioterápicas, se ha puesto en evidencia la capacidad del jugo de aloe vera para detener la proliferación descontrolada de cierta líneas celulares. En la prevención de melanomas y cáncer de piel, tanto el jugo como el gel de aloe vera, han demostrado su eficacia debido a las propiedades inmunomoduladoras y protectoras de las lesiones inducidas por radiación, atribuidas a los PFA y otros componentes. En este sentido se ha demostrado que los polisacáridos mucilaginosos del aloe, especialmente el acemanano, actúan promoviendo la activación de los macrófagos y estimulando la liberación de interferones, interleukinas, prostaglandinas, factor de necrosis tumoral y factores de control del crecimiento celular; sustancias biológicamente activas que forman parte de los mecanismos naturales de defensa antitumoral del organismo. Actualmente se ha extendido la utilización del jugo de aloe vera a otras variedades de cáncer y muy especialmente acompañando a la quimioterapia o radioterapia convencionales, por los notables efectos beneficiosos que experimentan en el estado clínico general y en la calidad de vida los pacientes sometidos a las terapias mencionadas. La mejoría apreciada en la evolución clínica de los cuadros tumorales, estaría asociada no solamente a la actividad antitumoral del jugo de aloe vera, sino también a sus propiedades antioxidantes; es decir a su capacidad de neutralizar a los llamados Radicales Libres generados en este caso específico, por la propia actividad metabólica del tumor y por la quimio y/o radioterapias aplicadas.


17.   Antienvejecimiento: Tanto el ácido ascórbico (vitamina C), como el tocoferol (vitamina E) y el betacaroteno (provitamina A) están presentes en el aloe, todos ellos son potentes antioxidantes, es decir, neutralizadores de radicales libres, responsables del envejecimiento prematuro y una larga lista de dolencias asociadas. El aloe contiene asimismo otros antioxidantes naturales tales como el zinc, selenio, cobre (minerales), y la cisteína (aminoácido no esencial).

18.   Antiarrugas: Al aloe se le atribuyen propiedades rejuvenecedoras, ya que tiene una gran capacidad de aumentar la producción de células fibroblásticas, que se encuentra en la dermis y son las responsables de la formación de colágeno, además de aportarle proteínas, que mantienen la piel tersa y flexible. Al acelerarse la producción de colágeno se atenúa las arrugas existentes y se reduce la aparición de otras nuevas. Recientes investigaciones han probado la eficacia del aloe vera como coadyuvante en los procesos regenerativos de los tejidos: anestesia e hidrata los tejidos, dilata los capilares y estimula la regeneración celular. Además es considerado un potente antioxidante pues permite que la piel mantenga siempre un nivel óptimo de hidratación y elasticidad.

19.   Homeostático: Llamamos homeostasis a la preservación del estado de salud. El aloe es conocido por su cualidad adaptógena, es decir, tiende a procurar al organismo todo aquello que necesita para preservar el estado de salud, la homeostasis. Hoy en día han aparecido teorías que explican el mecanismo de acción del aloe como consecuencia de una actuación conjunta de todos los principios activos que lo constituyen, siendo los polisacáridos presentes en el aloe, quienes realizan la función de coordinar la acción del resto de los componentes.


Bibliografía:

Aloe Vera. Guía de Orientación sobre las propiedades terapéuticas del jugo de aloe vera (Barbadensis
Miller) y sus aplicaciones. Dr. Ricardo Gampel.

2 comentarios:

  1. muy completo el informe! tengo una amiga que realiza la venta aloe vera puro para temas relacionados a la cosmetica, dice que es un producto con muchos beneficios para el acnee y las arrugas

    ResponderEliminar
  2. Estimado Anónimo,

    efectivamente el Aloe Vera puro tiene múltiples beneficios, especialmente en el acné y las arrugas, tanto en la prevención como en el tratamiento.

    Actualmente se está trabajando en una tienda online de Aloe Vera, donde ofrezco servicios de consultas gratuitas.

    En la primera quincena de mayo estará lista para abrir.
    En cuanto la tenga lo pondré en este mismo blog.
    Si estuviera interesado no tiene más que enviarme sus datos al email: aloe.rafael@gmail.com y le avisaré en cuanto esté en funcionamiento.

    Gracias por su comentario e interés.

    Atte: Rafael Godino

    ResponderEliminar